Quiénes somos

Catholic Charities Serving Central Washington proporciona ayuda y crea esperanza para miles de personas cada año, independientemente de su origen religioso, social o económico. Catholic Charities es una organización benéfica 501(c)(3), financiada, en parte, por el Estado de Washington, contratos federales, United Way, tarifas por servicio, subvenciones, fundaciones y contribuciones benéficas.

Arraigado en una tradición católica que da forma a su misión central de servicio a todos, el personal no necesita ser católico para trabajar en Catholic Charities. Servimos a todos en la comunidad, independientemente de su fe. Con oficinas en Yakima, Wenatchee, Richland, Moses Lake, Omak y Sunnyside, nuestras viviendas multifamiliares en todo el centro de Washington, así como servicios que se extienden a todos los condados al este de la cordillera Cascade, atendemos a más de 65.000 personas al año.

La agencia sigue siendo testimonio de su misión permanente de "Dar esperanza a la vida".




Todos son bienvenidos


En Catholic Charities, nuestra misión es dar esperanza a la vida. La dignidad y la singularidad de cada persona son el núcleo de nuestra misión. Estamos Estamos comprometidos con un entorno en el que los empleados y las personas a las que servimos son se sientan capacitados, valorados, apreciados y aceptados. Estamos comprometidos con una plantilla que represente y respete la diversidad en todas sus formas y entienda que se trata de un proceso dinámico. que se trata de un proceso dinámico. Nos comprometemos a evolucionar y impulsar el cambio. Buscamos activamente una plantilla, un equipo directivo y unos que representen a las comunidades a las que servimos.



Acerca de la cabecera

De conformidad con las leyes, reglamentos y políticas federales de derechos civiles, Catholic Charities sirve a todos los miembros de la comunidad, independientemente de su fe, raza, color, nacionalidad, sexo (incluidas la identidad de género y la orientación sexual), discapacidad, edad, clase social o situación económica.

Misión

Motivados por el amor de Cristo, llevamos esperanza a la vida, especialmente a los más necesitados.

Visión

Imaginamos comunidades en las que las personas son tratadas con dignidad y respeto, se satisfacen sus necesidades básicas y se les capacita para mejorar su calidad de vida.

Valores

Afirmamos nuestra fe en Dios, que nos llama a servir.

Celebramos la singularidad y dignidad de las personas.

Cuidamos a los niños y fortalecemos a las familias.

Prestamos servicios de calidad a quienes los necesitan.

Atendemos a personas de todos los credos.

Historia

Catholic Charities lleva dando esperanza a la vida en Washington Central desde 1949. Desde nuestras raíces como tienda de segunda mano, hemos respondido a las necesidades de las comunidades a las que servimos, ofreciendo servicios y apoyo para todas las edades, desde la infancia hasta la tercera edad.

Junta de Fideicomisarios

Rev. Mons. Thomas C. Champoux - Presidente de Catholic Charities Serving Central Washington

Rev. Mons. Thomas C. Champoux

Presidente

Sr. Terry Abeyta - Vicepresidente de Catholic Charities Serving Central Washington

Sr. Terry Abeyta

Vicepresidente

Rev. Mons. Robert Siler - Secretario de Catholic Charities Serving Central Washington

Rev. Mons. Robert Siler

Secretario

Sr. Paul Palmer - Tesorero de Catholic Charities Serving Central Washington

Sr. Paul Palmer

Tesorero

Sra. Brigid Chvilicek - Junta Directiva de Catholic Charities Serving Central Washington

Sra. Brigid Chvilicek

Junta de Fideicomisarios

Sra. Lupita Mason - Junta Directiva de Catholic Charities Serving Central Washington

La Sra. Lupita Mason

Junta de Fideicomisarios

Sra. Kathleen McCarthy - Junta Directiva de Catholic Charities Serving Central Washington

La Sra. Kathleen McCarthy

Junta de Fideicomisarios

Sra. Marichuy Alvizar - Junta Directiva de Catholic Charities Serving Central Washington

Sra. Marichuy Alvizar

Junta de Fideicomisarios

Sr. Jeff Petersen - Consejo de Administración de Catholic Charities Serving Central Washington

El Sr. Jeff Petersen

Junta de Fideicomisarios

Dr. Michael Schaffrinna - Consejo de Administración de Catholic Charities Serving Central Washington

El Dr. Michael Schaffrinna

Junta de Fideicomisarios

Dra. María Verduzco - Consejo de Administración de Catholic Charities Serving Central Washington

Dra. María Verduzco

Junta de Fideicomisarios

Chuck DeGooyer - Junta Directiva de Catholic Charities Serving Central Washington

Chuck DeGooyer

Junta de Fideicomisarios

Equipo de liderazgo superior

Darlene Darnell - Presidenta/Directora General de Catholic Charities Serving Central Washington

Presidente/Director General

Manuel Villafán - Vicepresidente y Director de Operaciones de Catholic Charities Serving Central Washington

Vicepresidente/Director de Operaciones

Paul H. Palmer - Tesorero/Director Financiero de Catholic Charities Serving Central Washington

Tesorero/Director Financiero

Thomas Harris - Director de Información de Catholic Charities Serving Central Washington

Director de Información

Susana González - Asistente ejecutiva en Catholic Charities Serving Central Washington

Asistente ejecutiva

Katherine Bell - Responsable de Cumplimiento en Catholic Charities Serving Central Washington

Responsable de Cumplimiento

Whitney Carlson - Directora de Servicios para Jóvenes y Adultos Jóvenes en Catholic Charities Serving Central Washington

Director de Servicios para Jóvenes y Adultos Jóvenes

Melissa Gorsuch-Clark - Directora de Práctica Clínica de Catholic Charities Serving Central Washington

Director de Práctica Clínica

Kim Hatfield - Directora de Caridades Católicas del Centro Norte de Washington

Director del Centro Norte

Bryan Ketcham - Director de Servicios de Vivienda de Catholic Charities Serving Central Washington

Director de Servicios de Vivienda

Angie Mobley - Directora de Recursos Humanos de Catholic Charities Serving Central Washington

Director de Recursos Humanos

Steve Wilmes - Director de Desarrollo y Extensión de Catholic Charities Serving Central Washington

Director de Desarrollo y Divulgación

La doctrina social católica guía nuestro trabajo

A lo largo de su historia, la Iglesia católica ha hablado de los problemas que afectan a la sociedad y ha desafiado a sus seguidores a vivir de forma responsable y a ayudar a construir un mundo justo. La doctrina social católica moderna, arraigada en las Escrituras y articulada a través de una tradición de documentos escritos, ha evolucionado en respuesta a los desafíos de la época. Es el fundamento de la misión y los valores de Catholic Charities Serving Central Washington.

Los siguientes son algunos de los temas clave en el corazón de nuestra tradición social católica.

La Iglesia Católica proclama que la vida humana es sagrada y que la dignidad de la persona humana es el fundamento de una visión moral de la sociedad. Esta creencia es el fundamento de todos los principios de nuestra enseñanza social. Creemos que cada persona es preciosa, que las personas son más importantes que las cosas, y que la medida de cada institución es si amenaza o mejora la vida y la dignidad de la persona humana.

La persona no es sólo sagrada, sino también social. La forma en que organizamos nuestra sociedad en la economía y la política, en el derecho y la política, afecta directamente a la dignidad humana y a la capacidad de las personas para crecer en comunidad. El matrimonio y la familia son las instituciones sociales centrales que deben ser apoyadas y fortalecidas, no socavadas. Creemos que las personas tienen el derecho y el deber de participar en la sociedad, buscando juntos el bien común y el bienestar de todos, especialmente de los pobres y vulnerables.

La tradición católica nos enseña a proteger la dignidad humana y a lograr una comunidad sana mediante la protección de los derechos humanos y el cumplimiento de nuestras responsabilidades mutuas. Toda persona tiene un derecho fundamental a la vida, un derecho a las cosas que exige la decencia humana y una responsabilidad mutua, con nuestras familias y con la sociedad en general.

Una prueba moral básica de la sociedad es cómo les va a nuestros miembros más vulnerables. En una sociedad marcada por las profundas divisiones entre ricos y pobres, nuestra tradición nos enseña a dar prioridad a las necesidades de las personas pobres y vulnerables.

La economía debe estar al servicio de las personas, y no al revés. El trabajo es más que una forma de ganarse la vida; es una forma de participación continua en la creación de Dios. Si se quiere proteger la dignidad del trabajo, deben respetarse los derechos básicos de los trabajadores a acceder a un trabajo productivo, ganar salarios dignos y justos, organizarse y afiliarse a sindicatos, conservar la propiedad privada y fomentar iniciativas económicas.

Somos una sola familia humana, independientemente de nuestras diferencias nacionales, raciales, étnicas e ideológicas. Somos los guardianes de nuestros hermanos y hermanas, dondequiera que se encuentren en el mundo. En el centro de la virtud de la solidaridad está la búsqueda de la justicia y la paz. El Papa Pablo IV enseñó: "Si quieres la paz, trabaja por la justicia". El Evangelio nos llama a ser constructores de paz. Nuestro amor por todos nuestros hermanos y hermanas exige que promovamos la paz en un mundo rodeado de violencia y conflictos.

Demostramos nuestro respeto al Creador administrando la creación. El cuidado de la Tierra es una exigencia de la fe católica. Estamos llamados a proteger a las personas y al planeta, viviendo nuestra fe en una relación con toda la creación de Dios. Este desafío medioambiental tiene implicaciones morales y éticas fundamentales que no podemos ignorar.